Facebook Twitter Google +1     Admin
Bienvenidos a "procopio: café filosófico". Desde febrero de 2005, un sitio en internet donde encontrarás artículos de diversa factura sobre política, filosofía, periodismo, literatura, deportes, educación, música. La polémica está servida, y si te disgusta mi petulancia, avisado quedas de que me guía la divisa de Montaigne: "Yo soy mi física y mi metafísica". O esta otra, leída en una camiseta: "Liberté de parole. Freedom of speech. Libertad del discurso".

Temas

Enlaces

Archivos

procopio: café filosófico

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2009.



Un presidente anticonstitucional y antieconómico

Se suceden las semanas y los meses y el disparate va creciendo. El PP ha recuperado en buena lid el gobierno de Galicia y se dispone a apoyar al Psoe vasco para lograr una alternancia política en una situación anómala, con terrorismo incluido, una vez que no ha prosperado la vía de Estella y la reedición de Galeusca iniciada en 1995. Aun así, ahí está toda la legislación nacionalista, excluyente, meramente anticonstitucional, a la que el Psoe, con Rodríguez Zapatero, y aun antes de forma más tibia con González, ha dado su aprobación. Donde sí ha prosperado completamente es en Cataluña, no solo la legislación, sino todo un Estatuto exclusivamente nacionalista, explícitamente extra-constitucional, con el apoyo del Psoe de ZP y apenas el rechazo inconsecuente de algunos socialistas, entre ellos, según se dice, del mismo González. Los Estatutos nuevos de Andalucía, Comunidad Valenciana y Aragón no son desde luego tampoco impecables, pero se pueden arreglar. ¿Qué hacer sin embargo con la vía emprendida en Cataluña, que por supuesto va a ser refrendada en lo político por esa conciencia del Estado separado del pueblo y aun de la Constitución del 78 que es el muy desprestigiado Tribunal Constitucional? Una nueva mayoría social y política podría establecer una nueva legislación electoral, y corregir constitucionalmente lo que afecta a la Constitución. Incluyo en esto la política linguística, educativa y cultural, es decir, la política, del gobierno de Cataluña, que tiene una nueva ley básica sin haber pasado por una alternativa real de gobierno. Una política rechazada por la Unión Europea. Pero en este caso ni lo que diga Bruselas parece ser suficiente para revertir esta situación. De modo que el caso gravísimo del Estatuto de Cataluña, en forma y en contenido, seguiría en el aire, como responsabilidad última del Psoe de ZP y sus ministros.

Pero esta segunda legislatura del Psoe de Rodríguez Zapatero ha venido a añadir una segunda falta de gravedad extrema. Mientras hubo continuidad con la política económica del anterior gobierno del PP de Aznar, el paro llegó a bajar del 11% al 8% y se superó o al menos igualó en PIB a Italia (otra cosa es lo que ya venía indicando el dato del poder adquisitivo real). Rodríguez Zapatero soltaba entonces las sandeces que ahora suelta en otra dirección, pero parecía que íbamos a ser los nuevos EEUU, pero de los tiempos de la Confederación, eso sí. Se podría elaborar un álbum con las declaraciones ministeriales sobre lo que iba a pasar y lo que estaba pasando realmente. El paro ha subido en poco más de un año 10 puntos, muy por encima de la media occidental mundial, y estamos al borde de una deflación: es decir, no es que la producción esté hinchada (y por tanto se requiera una expansión de la demanda), es que no hay producción (lo que significa que el requerimiento va dirigido al ahorro y a la inversión). La política económica del Psoe, con Solbes a la cabeza, consistió en no hacer nada en el sistema productivo; ninguna reforma de base. Es más, aumentaron las trabas al comercio y a la libertad, salvo a los bancos, eso sí, que aun aguantan gracias a medidas tomadas anteriormente por el PP. La demagogia ideológica, el relato de política-ficción de los gobiernos de Rodríguez Zapatero han chocado finalmente con lo que no admite manipulación, porque es el principio de toda posibilidad, incluida la de manipular, sea en el sentido que sea. La economía. Han acabado mal que bien cosas que vienen del PP, como lo del Ave, y por lo demás han repartido el dinero tontamente, sin mínimos análisis de rentabilidad, en una especie de apocalipsis supuestamente de gozo y de fortuna que ha puesto nuevamente en serio entredicho nuestro porvenir. Ni tan solo las reformas de tipo social -en especial me refiero a la educación- se han hecho con el tan cacareado consenso y con vistas a un progreso común real.

Un presidente anticonstitucional y antieconómico. Lo contrario que Lincoln. Lo contrario que FD Roosevelt. Lo contrario, juntamente, que Reagan, el más grande presidente norteamericano del muy conflictivo siglo XX, quien es por supuesto el que tiene la culpa de todo, después de McKinley y la guerra de Cuba.

Lo mío con este gobierno antieconómico y anticonstitucional no es una cuestión personal, aunque también. No he ido a la Unam de México ni he publicado con letras mayúsculas en "Archipiélago". El acoso profesional que sufrimos algunos, no lo debo mencionar otra vez. Pero esto a quién le importa. Solo que forma parte de la pérdida absoluta de libertad, de oportunidades, de una mínima honradez y seriedad profesional en la vida pública española. La pérdida de la esperanza y la fe en otras personas, ahora que se hablará tanto de esto. Faltos de realismo, hemos perdido los ideales auténticos de la democracia.

20/03/2009 13:00 procopio Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Sobre el liberalismo en España, hoy

Cuando yo iba a la Facultad de Derecho de la UPF (2ª promoción, con nota de entrada de 7 y una nota media mía de toda la Licenciatura de 6,3), sita los dos primeros años en la calle Balmes con Rosellón o Provenza, no recuerdo, apenas había en la biblioteca revistas de estudios jurídicos, políticos y económicos de corte liberal.

Me refiero a revistas españolas. Lo más liberal eran algunos artículos de progresistas a lo Stuart Mill, que es en lo que yo me convertí entonces, tras una adolescencia más bien tirando a libertaria. Por ejemplo, en la revista "Leviathan", patrocinada por socialistas no marxistas, se seguía a Bobbio, a Nino, a Habermas, a Rawls ya con más problemas, y se defendía lo que hoy se conoce académicamente como "republicanismo", y políticamente como "republicanismo cívico", y que yo, conociéndome el percal, llamo "republicanismo cínico". Entre otras cosas, porque si de una doctrina política se trata que va más allá del por fin superado republicanismo-como-forma-de-Estado español, el republicanismo es una opción conservadora, tal como se entiende en EEUU.

Aceptando, sin embargo, el dato de que España es una monarquía parlamentaria, podría entenderse esta doctrina republicana como típica de una izquierda jeffersoniana; pero he aquí por qué lo llamo cínico, porque ni el valor de la libertad ni siquiera el de la igualdad han sido fiablemente instituidos, cuando lo ha pretendido, por esta doctrina académica.

Entonces, a principios de los 90, había una urgencia tanto de aquellos que necesitaban reconvertirse desde el comunismo como de aquellos que habían visto también caer con el reaganismo y la crisis de los 70 la socialdemocracia keynesiana de cuello duro. "Cínico" suele ser hoy en día este republicanismo porque a la hora de la práctica política real es solo un ornamento retórico para políticas que tienen que ver más con la reacción posmoderna o la izquierda culturalista, si seguimos la definición de Rorty.

Antes de llamarse Republicano, el partido de Lincoln se llamó, en el interregno, en efecto, "whig", que puede traducirse tanto por progresista como, sobre todo, en el sentido americano, por liberal. Liberal en oposición precisamente a republicano, en los términos del debate académico actual.

En fin, a principios de los 90, en la Facultad de Derecho de la UPF, en cuanto a revistas españolas de doctrina política de cierto nivel, lo que había eran revistas del Psoe, como "Sistema", o la ya citada "Leviathan", y poco más, salvo los primeros tiempos de "Claves de razón práctica", una revista del grupo Prisa pero más heterodoxa y de alcance más filosófico, más explícitamente centrada o casi centrista, desde una óptica ilustrada o liberal en un muy amplio sentido. En "Claves" precisamente ha tenido lugar en España este debate académico entre "republicanismo" y "liberalismo" (para entendernos, entre lo demócrata y lo republicano, o lo socialista y lo progresista, o lo progresista o conservador, según desde qué perspectiva se hable), finalmente decantado en su línea editorial, como cabía prever, por el primero del par de términos.

Yo no recuerdo casi nada más. Revistas puramente jurídicas. Alguna revista extranjera. Una buena biblioteca de autores clásicos, entre ellos, por supuesto, liberales (¡Stuart Mill era el santo patrón del Departamento de Filosofía del Derecho de los Casamiglia (hijo) y cia.!). Algunas revistas del estilo de "Mientras tanto", o sea, verde-comunistas. Quizá "Revista de Occidente", orteguiana. Más adelante "Archipiélago" apareció por ahí, cuando la Facultad ya se había trasladado a la Estación de Francia y luego al Campus de la Ciudadela. Pero no más.

En cambio, hoy en día la situación para lo que en términos académicos recibe el nombre de "liberalismo" es muy distinta. Bien es cierto que yo empecé en la Facultad de Derecho en septiembre de 1992 y el PP -o el mismo periódico El Mundo- no habían cumplido siquiera un lustro de existencia. Cuando digo hoy en día, me refiero a después del año 2000. El primer número de la revista de Faes, fundación patrocinada por el PP, es de 2003. La travesía, para la derecha, más allá de todos los antecedentes y figuras solitarias, ha sido muy larga, como se ve, desde aproximadamente los años 20. De Hayek fue alumno el sociólogo Salvador Giner -profesor mío en una asignatura libre de la carrera-, pero Giner es un republicano perfectamente cínico. De modo que hasta princpios del siglo XXI, hasta inicios de su primera década, el liberalismo no ha tenido sus revistas -y ahora, sus portales de internet-, ni apenas sus fundaciones en marcha, en España. Cuando yo empecé en la UPF el sindicato de estudiantes mayoritario era el conglomerado típico de nacionalistas y socialistas; hoy, en la UPF, al menos en la Facultad de Derecho, si no me equivoco, es el de los liberal-demócratas.

Ahora tenemos estas referencias:

-www.fundacionfaes.es: sus "Cuadernos". Faes también tiene una editorial, "Gota a Gota", que ha editado recientemente a Friedman, entre varios otros. Compite con el Real Instituto Elcano por ser el primer "think tank" español según la lista de los 100 más influyentes o prestigiosos del mundo recientemente publicada.

-www.unioneditorial.net: han editado a Hayek, Von Mises, etc. Liberalismo económico. Al parecer con el político, del estilo de Lincoln, tienen algún problema (se trata de un libro escrito por un jesuita que por muy neoliberal americano que se precie, jesuita se queda: es lo típico de insistir en aquello de la monarquía universal católica ahora de la mano del expediente del liberalismo económico -o yo diría más bien, académico puro-; a pesar de la complicidad evidente entre Reagan, Thatcher y Juan Pablo II, o el mismo hecho de que Kennedy fuera el primer católico en convertirse en presidente, esto, la "monarchia universalis", no era desde luego su propósito). Esta editorial, nacida en 1973, pero realmente al alza desde no hace muchos años, publica una revista, llamada "Cuadernos de pensamiento liberal": no tiene mala pinta y supongo que estará en las bibliotecas universitarias.

-www.libroslibres.com: es una editorial de fecha reciente, que vende "best-sellers" de los Vidal, Moa y compañía en quioscos y supermercados. También tiene alguna rareza en su catálogo, que incluye asimismo el manual abreviado de aprendizaje del idioma inglés que el profesor Richard Vaughan y otros profesores utilizan todos los días en AprendeinglésTV, vinculada al grupo Unedisa, editor del periódico "El Mundo".

-www.libertaddigital.com: portal de noticias y opinión (aquí publican artículos miembros dél "think tank" Grupo de Estudios Estratégicos), además de TV. Data del año 2000. Su liberalismo político, que más bien parece democristiano -o, mejor dicho, al estilo del viejo Mayor Oreja, "demócrata popular"- es tan desesperado como su reducción al catolicismo de todo el judeocristianismo o incluso del mismo liberalismo. Pienso a veces que les sentaría bien realizar un repaso crítico a la tradición católica española ("el liberalismo es pecado"), precisamente desde una perspectiva liberal, no ya política -tolerancia, pluralismo religioso, incluso, por qué no, masonería-, sino meramente económica. Si tan interesados están. Por esta vía se asoma a veces la revista "La Ilustración liberal", dirigida por Jiménez Losantos, cuando trae artículos de fondo. Libertad Digital TV tiene un buen programa de ciencia y uno excelente de historia, presentado por César Vidal, que según tengo entendido, es protestante.

-wwww.liberalismo.org: portal de cariz liberal-conservador, sostenido por jóvenes en general bien formados, y menos desesperados que sus mayores. Recoge artículos de estudio, opinión, semblanzas, etc. Enlaza con otros blogs, especialmente tiene uno derivado, que data del año 2004: www.redliberal.com. /p>

-www.institutojuandemariana.org: también es de fecha reciente y es una fundación patrocinada por profesores de economía y políticas públicas de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, fundada en el año 1996. Entre estos profesores, destaca el economista Huerta de Soto.

-www.juventudesliberales.org: este grupo defiende un liberalismo de cariz más progresista, y está vinculado de algún modo al Partido Radical italiano de Marco Pannella. En España hay una especie de sucursal de este partido, en internet: www.radical.es ("red liberal, laica y libertaria"). También están vinculados a la Internacional Liberal-demócrata. Enlazan tanto con www.redliberal.com como con su competidora www.redprogresista.com. Al parecer han decidido disolverse para entrar en UPyD, aunque también apoyan a Ciudadanos.

Lo que ya existía más o menos desde 1967 es el Club Liberal Español (entonces Club 1980, bajo la órbita de Madariaga: la tercera España), hoy presidido por Rabassa, heredero asimismo de los grupos liberales-demócratas de la transición, de la órbita de UCD, como el de los Garrigues Walker, luego del CDS o del Partido Reformista. Y heredero asimismo del Partido Liberal, en el que empezó Aguirre, luego coaligado con Alianza Popular hasta fundar el PP con su gaviota liberal. En AP se incluyó aun antes la Unión liberal (como el partido de O´Donnell), del hermano mayor de los Schwartz, que había estudiado en la LSE, y Rodríguez Braun, que escribían -y aun escriben- en La Vanguardia.

En 1999, en la Facultad de Humanidades de la UPF, sita en el Campus de la Ciudadela, leí mi tesina "Ensayo sobre el sentido común". Trágico y atomista -materialista- en lo filosófico, era un trabajo que en lo político se deslizaba del republicanismo al liberalismo, usando los términos del debate académico actual, si bien de cariz progresista. Como esto no son más que etiquetas que, como ha quedado claro antes, dependen en su significado del momento, lugar y par al que se oponen, no sabría muy bien definir lo que escribí después, la tesis doctoral que leí en 2003 en la Facultad de Filosofía de la UAB. Se podría decir que di dos pasos atrás para saltar tres adelante. ¿Republicanismo radical, quizá? Quizá sí, el tipo de republicanismo consecuente que me permite ser plenamente liberal, ahora progresista, ahora conservador.

29/03/2009 21:38 procopio Enlace permanente. sin tema Hay 5 comentarios.


Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris