Facebook Twitter Google +1     Admin
Bienvenidos a "procopio: café filosófico". Desde febrero de 2005, un sitio en internet donde encontrarás artículos de diversa factura sobre política, filosofía, periodismo, literatura, deportes, educación, música. La polémica está servida, y si te disgusta mi petulancia, avisado quedas de que me guía la divisa de Montaigne: "Yo soy mi física y mi metafísica". O esta otra, leída en una camiseta: "Liberté de parole. Freedom of speech. Libertad del discurso".

Temas

Enlaces

Archivos

procopio: café filosófico

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2009.



Popular: conservador, reformista y radical

En los últimos años he venido escribiendo sobre la historia moderna de España, y más en concreto sobre la historia política -democrática cuando lo ha sido y cuando no también- de nuestro país, con afán de esclarecimiento y de exhaustividad. Pero brevemente me gustaría en esta nota destacar los rasgos esenciales y más o menos sucesivos, históricamente tomados, de lo que podríamos llamar derecha política, que en casi toda Europa se integra en partidos llamados "populares". ¿Qué es lo popular?

Bajo la sombra de Jovellanos, Argüelles es quizá el padre del liberalismo moderado, definición básica de la derecha política desde 1812, en contraposición al liberalismo progresista de la izquierda política, cuando ésta ha sido verdaderamente liberal y democrática, pero este es otro tema.

Argüelles está en las Cortes de Cádiz (consta como gran equivocación suya, en contra de la opinión de Jovellanos -el desterrado por Godoy durante la primera década de 1800-, el no haber incluido una segunda cámara, el Senado, en la Constitución de 1812, de cuyo Preámbulo o Discurso Preliminar es el autor). Y Argüelles vuelve a estar en 1820-23; de hecho es el primer presidente de Gobierno constitucional de la historia política de nuestro país al frente del liberalismo llamado doceañista, en oposición al liberalismo llamado exaltado que quería elaborar una nueva Constitución diferente a la de 1812.

Pero esta primera fase de nuestro constitucionalismo democrático no logra cuajar hasta la década de 1830, cuando se aprueba el Estatuto Real en 1834 y la Constitución de 1837. Entonces surgen por primera vez de forma estable los partidos políticos; al inicio, por un lado el Partido Progresista, y por otro lado el Partido Moderado, liderado por Martínez de la Rosa. Aun entonces, son partidos políticos muy débiles, y las dos décadas posteriores van a estar más bien marcadas respectivamente por Espartero y Narváez.

De este impasse surge la Unión Liberal de O´Donnell, en la que se forma Cánovas del Castillo. Y es Cánovas, en 1876, tras el fracaso de la monarquía saboyana y de la nonata 1ª República, quien funda el Partido Conservador, fusionando el Partido Moderado y la Unión Liberal, y aun integrando el tradicionalismo más católico que, como es sabido, había presentado sus dificultades en las Cortes de Cádiz de 1812.

El Partido Conservador, liderado sucesivamente por Cánovas (asesinado), Silvela, Maura, Dato (asesinado) y De la Cierva, desaparece en 1930 tras una lánguida extinción durante la Dictadura de Primo de Rivera. En 1914 había surgido en plena crisis de la Gran Guerra el Partido Reformista de Melquíades Álvarez. También entonces, derivado, por oposición a Salmerón, del Partido Radical de Ruiz Zorrilla, fundado mucho antes en la llamada revolución gloriosa de 1868, adquiere una gran dimensión el radicalismo de Lerroux, aun republicanista pero federal. Menciono estos dos partidos diferentes al Conservador porque durante la 2ª República formaron, junto a la CEDA, herencia moderada del extinguido Partido Conservador liderada por la Acción Popular de Gil-Robles, el único gobierno que la derecha política administró en ella, junto a un cuarto elemento formado por el tradicionalismo católico, si no me equivoco.

Esta es básicamene la historia de la derecha política desde las Cortes de Cádiz hasta la Dictadura de Franco, y, como se ve, a lo conservador (liberal moderado, o moderantismo liberal, como también se le ha llamado, aparte del sector, minoritario, más religiosamente tradicional), cabe añadir lo reformista y lo radical, un poco al estilo como el Partido Republicano, refundado y liderado por Lincoln a partir del Partido Whig (antes Partido Federal), es caracterizado como el partido de los "free-men", los "free-soilers" y los "free-labourists" (hombres libres, suelo libre y trabajo libre).

Claro que todo esto ha de pasar por el largo periodo dictatorial, en el que, por una parte, lo conservador (o como ya antes se había llamado, "lo popular") se va refundando hasta la figura de Fraga en los 60. Y por otro lado, lo reformista se ve engullido por el llamado Movimiento hasta dar en la Transición o Gobierno de la Monarquía con la figura de Suárez, primer presidente de Gobierno constitucional en la monarquía democrática restaurada, mientras lo radical o bien es engullido por el nacional-sindicalismo obrero de un Areilza, figura esencial de la Dictadura en los 40 y 50, que luego refunda la democracia-cristiana (en un Partido Popular que luego se integra en Alianza Popular via, digamos, Mayor Oreja), o bien resurge en el liberalismo centrista, tan errático y vapuleado por algunos de sus propios correligionarios, de Suárez. Lo más estrictamente liberal, sobre todo desde el punto de vista económico, resurge en la Dictadura en los años 50 con los llamados tecnócratas, López Rodó y compañía, que luego se integran en AP. En el terreno más político, ese reformismo que durante la 2ª República se había llamado liberal-demócrata pasará a formar parte básicamente de Unión de Centro Democrático, como he dicho, pero tras su desaparición (y el paso a la izquierda política de algunas de sus figuras durante las mayorías absolutas del Psoe en los 80, caso de los Fernández-Ordóñez), ese reformismo centrista y liberal-demócrata funcionará como palanca de la refundación y ampliación de la AP de Fraga en el actual Partido Popular, liderado por Aznar y ahora mismo por Rajoy. De ahí que este se defina como un partido de "centro reformista", enfatizando lo que le hizo renacer -si tenemos presente el claro antecedente del Partido Conservador de Cánovas- por exceso de compensación respecto de otras esencias más antiguas, como lo liberal moderado, o propiamente conservador (o, como también es habitual en Europa llamarlo, democristiano, hecha la salvedad de que lo democristiano, sea más tradicional o sea más abierto, caso por ejemplo del de Ruiz-Giménez en los 50, solo es una parte de la definición de lo conservador, como prueba el hecho de que el liberalismo conservador de Alcalá-Zamora no integrara la CEDA en los años 30).

Lo popular del Partido Popular diríamos pues que tiene bastante de conservador (liberal moderado y democristiano), y no poco de reformista y radical (centrista y federalista, o acaso liberal demócrata y republicano federal, respectivamente).

Y ahora un video de Los Ronaldos: "Saca la lengua". Lo buscáis en YouTube pues aquí no puedo colgarlo.

13/12/2009 01:55 procopio Enlace permanente. sin tema Hay 19 comentarios.


Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris