Facebook Twitter Google +1     Admin
Bienvenidos a "procopio: café filosófico". Desde febrero de 2005, un sitio en internet donde encontrarás artículos de diversa factura sobre política, filosofía, periodismo, literatura, deportes, educación, música. La polémica está servida, y si te disgusta mi petulancia, avisado quedas de que me guía la divisa de Montaigne: "Yo soy mi física y mi metafísica". O esta otra, leída en una camiseta: "Liberté de parole. Freedom of speech. Libertad del discurso".

Temas

Enlaces

Archivos

procopio: café filosófico

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2008.



Viva la ciencia

Voy cumpliendo el plan de lectura, aunque he cambiado "El hombre" de Rostand por un librito sobre la película "Monos como Becky" que me venía a cuento leer, y no sé si me dará tiempo con el libro de Rostand. De momento, tengo hasta septiembre para estudiar la estofa del pensamiento según Pinker, en 600 páginas, y ya veré si me sobran días.

Lo que quería anotar aquí es mi impresión sobre el excelente, por no decir extraordinario, libro de Punset ("Cara a cara con la vida, la mente y el Universo"), aunque las entrevistas no sean sino pedazos de las entrevistas más largas emitidas en su programa "Redes" de TVE, algunas de las cuales he visto repuestas después de la edición del libro, pero antes de leerlo. Una oportunidad extraordinaria y, de hecho, única en España. Extraordinario por cuanto tiene de amplia ventana a la ciencia que se está haciendo en todo el mundo en las últimas décadas, con claras y pertinentes implicaciones filosóficas y aun políticas, que es a lo que yo me dedico y lo que más me interesa. De ahí que de entre todos los desarrollos científicos el que más me llame la atención sea el de la neurociencia cognitiva, la neurología y la psicología cognitiva. Damasio, que maneja a Spinoza, Hume y James como referencias teóricas, y cuya entrevista no es desde luego la más intensa, es sin embargo para mí el número uno de esta hornada de científicos que van desde los viejos paleontólogos y biólogos del ADN posterior a la 2ª guerra mundial hasta la más reciente investigación nanotecnológica. Pero hay muchos más. Están Dennett (la máquina virtual), Dawkins (el gen egoísta), Wilson (la sociobiología y la consiliencia), Jay Gould (equilibrio puntuado y neotenia), Pinker (el lenguaje-instinto), Margulis y su hijo Dorion Sagan (hijo de Carl Sagan, el de la serie "Cosmos"), Lovelock (teoría de Gaia) y otros menos conocidos pero no menos interesantes, como Llinás, Davies, Chudnovsky, Tobias, Humpreys o Kirkwood, por citar algunos que recuerdo. Casi todos ellos profesan en universidades norteamericanas y británicas, pero hay también profesionales entrevistados en Francia, en Australia y algunos españoles, astrofísicos y nanotecnólogos entre el CSIC y la NASA. Las nacionalidades no siempre coinciden con el lugar de trabajo, porque, sin ir más lejos, Damasio es portugués, no americano, y Llinás es americano nacionalizado, pues de hecho es colombiano. Deepak Chopra debe de ser indio. En fin, la comunidad científica internacional. La comunidad científica.

La mente, la vida y el universo: átomos, células, neuronas. Genes y memes. Naturaleza y cultura (o entorno). ¡Gran debate! Mucho Darwin, pero también Einstein y la mecánica cuántica. Los viejos Galileo y Newton. Y algunas referencias filosóficas explícitas e implícitas, como Pitágoras y Demócrito, Ockham, Descartes, Spinoza, Hume, Kant, y el siempre silencioso influjo de Aristóteles. Algo de Freud, Piaget, Chomsky. Las entrevistas son un festival, pero más que de hechos incontrovertibles, de razonamientos, de búsqueda intelectual, de ensayo y error, de trabajo de campo -la medicina funciona casi siempre como disciplina transversal de todas estas ciencias-, de conversación modesta e inteligente, de humor. En suma, un placer.

Información, o sea materia: "it from bit". Si pueden, encuentren el libro de Punset y pónganse al día.

PD: en Libertad Digital TV tienen también un programa semanal de ciencia de media hora de duración. Se titula "Vive la ciencia". No querría ser tan imperativo, pero es también muy recomendable.

11/08/2008 23:22 procopio Enlace permanente. sin tema Hay 4 comentarios.

Pinker y la estofa del pensamiento

"El mundo de las palabras", traducible directamente por "La estofa del pensamiento", de Steven Pinker, profesor de Psicología en Harvard, antes en el MIT, es un libro enorme. No solo porque tiene 600 páginas, sino por lo que trata y cómo lo trata. La vetusta cuestión del lenguaje y del pensamiento. El libro, editado y traducido en 2007, es el vértice donde convergen las cinco obras comerciales anteriores de Pinker, dos dedicadas al lenguaje ("El instinto del lenguaje" y "Palabras y reglas") y tres dedicadas a la mente y la naturaleza humana ("Cómo funciona la mente" y la doble ración de "La tabla rasa"). "El mundo de las palabras" está dedicado a la mente y a la naturaleza humana, a través del estudio del lenguaje.

Con ese placer angustioso típico del tema -psicolingüística-, he podido ir comprendiendo las explicaciones y la tesis básica del libro. Como he dicho, Pinker analiza la mente y la naturaleza humanas a través del lenguaje y lo hace en la forma de una amena combinación de erudición y humor. Pero para mí se queda -quizá porque hasta allí llega el lenguaje- a las puertas de lo que más preocupa a la filosofía, que es el pensamiento, esa "mente" que Pinker ve al trasluz del lenguaje; o sea, que la ve solo por una cara, por decirlo así. Pero está bien. Su teoría del lenguaje es quizá la que más se aproxima a mi idea, en cierto modo. Pero tengo una discrepancia, que puede ser mayor o menor en función de lo que esté en juego, con una de las tesis de fondo de Pinker. Por ejemplo, afirma que la democracia y el libre mercado no forman parte del reino de la naturaleza humana. Antes ha dicho que el lenguaje humano no es el mismo que emplea la ciencia -como si la ciencia no estuviese hecha por ojos y lenguaje humanos. Es aquello de "el sentido común dice una cosa pero la física cuántica dice otra".

Como ya saben, yo he intentado esbozar una noción de sentido común, y de democracia, que sea compatible con la física cuántica -no solo compatible sino hasta "fundada" en ella. El lenguaje es digital, binario, como lógico que es, esto es correcto, pero lo que Pinker no analiza, y que de algún modo se trasluce en el lenguaje, es que el pensamiento no es digital, o no lo es puramente, sino analógico también -esto es aquello que yo digo que el intelecto no se da sin imaginación y sentido común, y por tanto la lógica buena es la trivalente, binaria para lo que tiene que ser binario (el lenguaje), pero de algún modo traspasada o preñada por lo analógico -o yo diría imaginario, en conjunción con el sentido común-, que es lo que tiene que ver con el "nous", la mente, y no aun con el "logos", el razonamiento.

No todo el mundo es tan continuamente listo como para entender la ciencia, pero no son lenguajes distintos. Naturalmente nuestro lenguaje humano arrastra todo tipo de cosas desde la prehistoria, pero no son radicalmente lenguajes "distintos" el popular y el de la ciencia. Pinker empieza desmontando la percepción de la causalidad de Hume, pero después de algún modo se parapeta en ese humeismo sociológico típicamente angloamericano, teñido de platonismo.

Bien es cierto que da la impresión de que Pinker es consciente de esto y hacia muy el final del libro hay un par de observaciones que señalan la contradicción de esa tesis y apuntan a una salida de ese platonismo. Pero, ¿por qué considera Pinker que nuestro cerebro es platónico de algún modo? Vale, puede derivar por comodidad hacia él, y Pinker finalmente asume que la cuestión de la que se trata, educativa para empezar, es de que precisamente usemos nuestro sentido común y nuestro lenguaje lo más libre y racionalmente posible, muy cuidadosamente acortando toda posible brecha entre el lenguaje popular y la ciencia, compensando con el lenguaje de la ciencia y de la libertad los otros tipos sociales de lenguaje más acomodaticios. No en vano, lo que está en juego es la verdad, y la misma democracia.

Respecto de la democracia y la naturaleza humana, pues, si no queremos ser puramente descriptivos, vale decir que "hasta un pueblo de demonios" se agruparía en una democracia.

29/08/2008 16:02 procopio Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris