Facebook Twitter Google +1     Admin
Bienvenidos a "procopio: café filosófico". Desde febrero de 2005, un sitio en internet donde encontrarás artículos de diversa factura sobre política, filosofía, periodismo, literatura, deportes, educación, música. La polémica está servida, y si te disgusta mi petulancia, avisado quedas de que me guía la divisa de Montaigne: "Yo soy mi física y mi metafísica". O esta otra, leída en una camiseta: "Liberté de parole. Freedom of speech. Libertad del discurso".

Temas

Enlaces

Archivos

procopio: café filosófico

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2006.



El concierto feliz de The Who en Zaragoza

Ya han pasado algunos días del magnífico concierto de The Who en Zaragoza, el pasado sábado 29 de julio. Doblemente magnífico, y sobre todo feliz, por lo sorprendente. Que de The Who son una de las mejores bandas de rock de todos los tiempos del rock, no es una sorpresa. Que parezcan hoy mismo un grupo de ahora, con 60 años, y tras más de 20 sin grabar un disco, ya sí. De modo que felicidad era la palabra que resumía el estado de ánimo a la salida del concierto de los 5000 que asistimos. Gracias a quien corresponda por habernos brindado esta inesperada oportunidad. Este milagro. Esta gloria sin énfasis, que "sabe a realidad".

Naturales y sinceros, profesionales y entregados, The Who empezaron sin más preámbulos, tras saludar con una sonrisa amplia. Algo fríos al principio, lo que es normal, y con algún fallo técnico (se fue la voz durante unos segundos). Faltaban Keith Moon y el bajo original, pero la batería sonaba con las mismas amplitudes y redobles rítmicos que siempre y la banda en general no estaba de relleno. "I can´t explain", "Anyway, anyhow, anywhere" y "The seeker". El no va más. La multitud apasionada se lanzó desde el primer momento a saltar, bailar y corear. Pero no todos nos sabemos las letras, y ¡menos en inglés! Lo que sí ya fue irreversible fue el inicio de la cuarta canción, la increíble "Behind blue eyes": y de allí hasta el final todo fue fiesta, para todos y por todo. Yo ya estaba en la pista con una jarra de cerveza con un dedo de limón en la mano, tras ver toda la fase inicial desde una grada contigua al escenario.

¿Son The Who la mejor banda de la breve historia de rock? Dejando aparte a The Velvet Underground, que fueron más un experimento artístico que un grupo comercial de rock, hoy mismo, a mis 32 años, y tras más de dos décadas de escuchar rocanrol, yo diría que sí. No se sabe muy bien qué es ser el mejor, ¿el que vende más discos, como los Beatles o los Doors, el que llena más estadios durante más años, como los Rolling Stones o U2? De acuerdo, The Who no son los mejores, pero The Who es la banda que _conduce_ el rock desde los principios sesenteros en Inglaterra hasta la nueva ola de principios de los 80. The Who unen a los Beatles con The Clash. Su discografía. Por no hablar de su directo, el más prestigioso de cuantos han sido vistos y el primero en ser multitudinario. Sobre todo en USA. The Who hacen beat en los primeros 60 (¡fueron el gran grupo mod!), rthym and blues hippioso a finales de esa década (¡estuvieron en Woodstock, tocando por cierto una versión del "Summertime blues" del rockero de primera hora, fifty, Eddie Cochran!), sus óperas rocks ("Tommy", "Quadrophenia") son realmente películas musicales que se pueden ver y disfrutar, y no solo experimentos de estudio; de finales de los 70 tienen canciones que evocan ligeramente a grupos punk como The Dictators (la misma "Don´t get fooled again" o sobre todo "You better you bet"), o que fatigan pasos marcadamente heavys, y algunas otras canciones con toques funky que anuncian la nueva ola de los 80, fin de la primera gran etapa del rock desde que surgiera, amalgamando sus antecedentes, a mediados de los años 50. Esto Sabino Méndez lo ha exlicado muy bien. Yo añadiría que en esos momentos, más que acabarse, el mito del rock inicia una segunda fase. El último disco de The Who, hasta hoy, es de 1982, si no digo mal. The Who, como ya he dicho, conduce el rock desde que se forma como tal con los grupos ingleses de los 60 hasta esa fecha cenital, cuando lo nuevo vendrá ya más de los USA -hardcore y demás. El hilo rojo de The Who. Non plus ultra.

Después de la nueva ola, el rock sufriría una nueva vuelta de tuerca, ya señalada, liderado por Sonic Youh, que ha hecho quizá parecido papel al que The Who hizo durante dos décadas. The Who distorsionaba antes que nadie. The Who rompía instrumentos antes que nadie. Vale, si exceptuamos a los rockers de los 50, que son los pioneros en casi todo, incluso en el uso de la electrónica (el gran Buddy Holly, por ejemplo). Sonic Youth ya no saca discos, aunque sigue actuando. Quizás estamos en el final de esta segunda gran fase. Esta es otra historia. Veremos qué pasa. Pero tal vez The Who ha vuelto, en este crucial momento, para despedirse lentamente, ya del todo, diciéndonos: el rock, sea con electrónica, con ordenadores, sea como sea, que no pierda sus esencias. Sus esencias, que son ese poso que queda. Que se transmite. Ese poso. Noble, alegre y vital. Esa vida dura, digna y eminentemente feliz de los humanos, esos mortales. Esa "teenage wasteland" eterna. Ese poso. Ese viejo trago de cerveza. Ese viejo vino. Ese grito.

El concierto duró dos horas y pico. Podrían haber seguido una hora más con clásicos intemporales, que nosotros coreábamos en éxtasis feliz. Salté como un loco con "Baba O´Riley" y "My generation". Hermosa "Love reign over me". ¡"Pinball wizard"!, cómo no. Todo era una especie de apoteosis al alcance de la mano. La escalofriante "See me, feel me" final. La gran Madrid nos lo había puesto difícil, pues según el mismo Pete había escrito en su blog, había sido el mejor concierto de esta nueva era. Pero Pete exclamó al final en Zaragoza: "Wonderful". Nosotros pedimos más. ¡Who, who, who, who! La gente exultaba. Algunos saldamos la espantada de la ciudad de Barcelona. Roger y Pete se quedaron solos en el escenario. Roger se acercó tímidamente a Pete y este siguió el gesto, o tal vez fue al revés; en todo caso ambos se fundieron en un sobrio abrazo sobre el escenario. Volvieron a sonreírnos. El público queríamos más. Se fueron. ¡"I´m free"! ¡"So sad about us"!, gritaba yo, todavía con una cerveza, con un dedo de limón, en la mano. Moreno de felicidad. Poseído de rock. Era el último concierto de esta nueva gira europea. Ay. "It´s only teenage wasteland".

PD: por la mañana, me compré en Zaragoza la reedición del gran disco de Los Negativos, "Piknik caleidoscópico".

02/08/2006 19:06 procopio Enlace permanente. sin tema Hay 4 comentarios.

Spinoza epistolar

La correspondencia de Spinoza (1632-1677) en la excelente edición de Atilano Domínguez, en Alianza Editorial. Spinoza, desde sus solitarios retiros, mientras se emplea en su oficio de pulidor de lentes, es corresponsal de Oldenburg, el secretario de la recién creada entonces Royal Society de Londres, y a través de éste con Boyle, el gran científico del momento; de un joven Leibniz (que le escribe desde Frankfurt), de Huygens (que se va a París a la Academia Francesa de ciencias), y de todos sus amigos de juventud de Amsterdam (Meyer, De Vries, etc.), entre los cuales hay amigos de Jan de Witt, el presidente del gobierno liberal holandés desde 1653 hasta 1672, fecha de la subida al poder de los Orange, no bien recibida por Spinoza. Una carta que le invita a aceptar una cátedra de filosofía en la Universidad de Heidelberg. Polémicas sobre la sustancia, el infinito, el mal, política, ética y religión; sobre experimentos y principios de física, matemáticas (y cálculo de probabilidades), óptica e ingeniería. Noticias de la política del momento, y de los debates, por ejemplo, en torno al uso de los telescopios, etc. Una verdadera joya.

Y para acabar dos libritos del filósofo e intelectual norteamericano Richard Rorty, "Filosofía y futuro" y "Cuidar la libertad". Estamos en ello.

Fin de fiesta.

23/08/2006 15:31 procopio Enlace permanente. sin tema Hay 2 comentarios.


Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris